Rentabiliza tus competencias profesionales

Cada vez es más frecuente encontrarse con modelos de CV que incluyen un listado de competencias técnicas o personales que requieren los puestos de trabajo a los que optamos y que suelen estar incluidas en los perfiles profesionales de las empresas. 

Hasta ahí la idea me parece correcta, pero lo que yo me cuestiono, es si, solamente con la manifestación de ese conjunto de habilidades, conocimientos y destrezas relevantes para esa ocupación es suficiente para que nuestra candidatura se diferencie de otras y sea valorada como una de las preferentes.

Mi opinión es que al empresario le interesa conocer cómo esas competencias se traducen en logros concretos dentro de su organización. En otras palabras, le resulta útil conocer las cualidades del candidato en la medida que éstas resuelvan problemas y mejoran el servicio o producto de su empresa. Es sencillo postularse como un candidato responsable, con iniciativa, afán de superación, empatía, persuasión, etc., pero lo complicado es demostrar que posees esas capacidades contrastándolas a través de situaciones reales que viviste en anteriores experiencias profesionales en otras empresas o quizá en otros ámbitos extralaborales. Además, en las propias entrevistas de trabajo, ya se incluyen preguntas en las que se pide al candidato/a que exponga un caso que demuestre alguna capacidad relevante asociada a ese puesto de trabajo al que opta.

En este sentido, es más eficaz que una camarera, por ejemplo, cuente que en su anterior empresa logró una fidelización de los clientes debido a su trato individualizado, lo que llevó a que esos clientes fidelizados trajeran a su vez a más personas, y en ese proceso el establecimiento llegara a tener un prestigio en la localidad causado por el boca a boca de todos los usuarios satisfechos con el servicio exquisito, que la candidata explique con bonitas palabras que es comunicativa, empática, etc. En este último caso no estaríamos utilizando la misma terminología que al empresario le importa, pero con el ejemplo susodicho el empresario escucha conceptos que le conectan con la candidata y su candidatura se posiciona en su mente como preferente.

Con lo cual puede ser más convincente para el empresario que el/la candidato/a utilice un método similar al inductivo, donde parta de la descripción de un suceso real que resolvió de forma eficaz, lo cual provoca que la persona que escucha ese relato realiza su propia inferencia y por sí misma comprueba que verdaderamente el candidato posee esas aptitudes, que recurrir al método de enunciar competencias, que en muchas ocasiones suena rimbombante y parece un discurso enlatado y lleno de humo.

Esta idea de argumentar y convencer a través de historias o relatos de logros o éxitos ha sido estudiada y demostrada en numerosas ocasiones por profesionales de la formación o la comunicación (v.g. Antonio Núñez), debido fundamentalmente a que el receptor conecta emocionalmente con más facilidad con el protagonista del relato. Por ello parece lógico que los candidatos utilicen esta estrategia comunicativa para demostrar su valía en una entrevista de trabajo y que construyan su credibilidad a través de estos relatos cuando emplean su red de contactos como recurso de búsqueda.

Samuel Ibáñez
@ibarodsa

Acerca de orientadorespalencia

Orientador laboral. Técnico de formación. Ver todas las entradas de orientadorespalencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: