¿De qué está hecho el Talento?

La palabra Talento es una de mis palabras preferidas.

Es de esas palabras que nunca sabe uno muy bien lo que significa, lo que esconde detrás, pero quien la tiene hace lo que sea muy bien.

Es algo que todos queremos tener… porque parece que quien tiene talento requiere menos esfuerzo para  conseguir algo. Primer error.

 

El esfuerzo es precisamente lo que que ha hecho que esa persona desarrolle ese talento. Pero, generalmente, es esfuerzo acompañado de pasión y de ilusión, con lo cual el esfuerzo no es tal.

 

Pero no deja de tener como base una serie de repeticiones  que dan lugar al aprendizaje y al desarrollo del talento.

Está ampliamente demostrado que todo talento deportivo, para llegar a tal, ha tenido que superar más de diez mil horas de entrenamiento. Una vez le preguntaron a uno de los grandes, Severiano Ballesteros, qué hacía para tener tanta suerte en sus golpes.Y Seve dijo: “Cuanto más entreno, más suerte tengo”.

Llegados a este punto os presento a la Mielina.

A modo de mucho resumen, la mielina es una sustancia aislante que rodea la neurona, y permite entre otras cosas, la comunicación entre ellas. Transporta impulsos.

La mielina proporciona explicación acerca de las raices biológicas del aprendizaje y de los desórdenes cognitivos.

Y se ha comprobado que existen diferencias individuales también en la cantidad de mielina que poseen algunas personas.

¿Pero qué relación puede tener esta sustancia con el talento?

Cuanto más practicas algo, cuántas más repeticiones hagas, mas automatizas esa habilidad y menor consciencia tienes del esfuerzo. Eso significa que la cantidad de mielina ha aumentado. Por tanto tienes más talento, porque haces las cosas con menor esfuerzo. Cuanto más mielina tengas, más inteligente serás.

Cuando le hicieron la autopsia a Albert Einstein, no se sorprendieron mucho cuando vieron que ensu cerebro tenía 10 veces mas cantidad de mielina que un cerebro normal. (Marianne Diamond, 1985).

Pero al ser algo biológico, igual que aumenta, disminuye. La inactividad, la edad, u otros problemas colaterales pueden hacer que la mielina empiece a desaparecer o romperse, dando lugar a la pérdida de esa automatización adquirida. Dicen que Michael Jordan se retiró porque su mielina comenzó a romperse con la edad y la velocidad de acción de su habilidad no era la misma.

Os confieso que mi percepción del Talento cambió cuando pude atribuir a la biología  de la responsabilidad de su desarrollo, pero mucho más cuando sabemos que todo requiere de nuestro esfuerzo, esfuerzo con una base de entusiasmo, ilusión y pasión por lo que se hace, para ser una persona con talento.

Inspiración: Las claves del talento, de Dan Coyle

Acerca de laurachica1

Gestión del talento, Selección, Formación, asesoramiento en general y coaching educativo, personal y ejecutivo. Mi objetivo es seguir desarrollándome profesionalmente en el ámbito de los RRHH y de la formación a empresas, siempre abierta a nuevos retos profesionales. Licenciada en psicología, Master en gestión de RRHH y MBA executive en Escuela ESESA Ver todas las entradas de laurachica1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: